SE REALIZÓ EL SÉPTIMO FORO “CAMINO AL PARTO RESPETADO”

Legislatura

Larroque, autora del proyecto de ley que busca crear un Plan Estratégico Provincial de Parto Respetado, abrió el encuentro explicando que la iniciativa busca “hacer posible que se garanticen estos derechos en toda la extensión de la provincia”, en la que reconoce un “sistema de salud muy diverso”. En este marco entiende, junto con el ejecutivo, que para garantizarlos es necesario el trabajo territorial y comunitario: “hacen falta las leyes y las políticas públicas pero también el compromiso de la sociedad y del sistema de salud. Hay que trabajar mucho para deconstruir modelos, prácticas instaladas”, y aseguró que “a veces se ejercen violencias que quienes las ejecutan ni siquiera están al tanto que son violencias, o quienes las padecen no saben que están siendo vulnerados sus derechos”.

Lucía Portos, por su parte, sostuvo respecto de estos encuentros que se está “articulando transversal e interinstitucionalmente, convocando a las organizaciones de la sociedad civil y tejiendo las redes necesarias para poder llevar adelante las discusiones que hagan falta y favorecer la organización comunitaria”, con el fin de que en todos los rincones de la provincia las personas se puedan organizar y conocer sus derechos en torno al parto humanizado: “quien no los conoce difícilmente pueda saber que fue víctima de una situación de violencia o exigir su cumplimiento cuando le toca parir”, concluyó.

En tanto la representante del Ministerio de Salud, Sabrina Balaña, destacó el cambio de paradigma que trae la Ley de Parto Respetado en el modelo de atención, que “pone en foco las prácticas médicas y las formas de acompañar, cuidar y muchas veces vigilar y sobre-intervenir cuerpos”, e insta a reflexionar sobre la soberanía de las personas sobre sus propios cuerpos y decisiones. “Esta ley pone en el centro la idea de que la mujer, la persona gestante, es la protagonista de la escena durante el parto, y ese es un gran desafío para trabajadores y trabajadoras de la salud porque implica ubicarnos a nosotros en el rol de acompañamiento, de guía. No somos los únicos o las únicas que tomamos decisiones en la sala de parto. Eso implica distribución de poder, reconocer otros saberes, no infantilizar, no subestimar, no pensar que la persona no entiende. Implica empezar a erradicar esas formas de referirnos vincularnos con las personas que acuden para que las acompañemos”.


  





(Prensa Diputados PBA)

Si querés seguir informado podés seguirnos en las cuentas en nuestras redes sociales en Facebook y Twitter o suscribirte en Google News.