JOSÉ LUIS ZAMORA: «DIEGO ENCONTRÓ EN MARISOL UN PEDAZO DE PAZ»

Información General

Corría el año 1991 y Diego Armando Maradona ya era campeón del mundo e ídolo absoluto. Buscando tranquilidad eligió junto a su familia pasar unos días en Marisol, alejado de los flashes y la prensa.

En diálogo con el Deportivo 1270 y con motivo del natalicio del «Diego» el próximo 30 de octubre, José Luis «Joselo» Zamora cuenta la historia.

«Son playas muy extensas, ideal para la gente de ciudad que busca paz. A Diego alguien le contó de ese lugar y cuando fue se enamoró. Nosotros somos de De la Garma (Partido de González Cháves) que está a mas de 140 km del balneario. Cuando conocimos a Diego no tenía ninguna protección, estaba en una casita entre los árboles y alrededor todo descampado».

«La primera vez que vino al balneario Marisol (Coronel Dorrego) fue en los años ´90. Encontró la paz y podría decirse que reflotó su niñez. Es gente común y Diego siempre se identificó con la gente humilde y no con aquellos que ejercían algún poder».

«Diego estaba rodeado de amigos cuando iba. Recuerdo a Germán que era un amigo de la infancia.Hay muchas anécdotas: imaginate que estás comiendo en tu casa y entra «el Diego» por la puerta y te pida que le sirvas un plato de comida. Era el niño mimado, ahí se relajó, se entregó y disfrutaba de las vacaciones. Bien podía estar en cualquier lugar exclusivo pero no encontraba esa paz y tranquilidad».

De cómo conocieron a Maradona…

«Joselo» Zamora lo relata así. «Nosotros nos enteramos que estaba Maradona en Marisol y decidimos hacer los 140 km desde nuestro pueblo De la Garma (Partido de González Cháves) e invitar a nuestro ídolo a jugar en el club Agrario. La historia comienza cuando tuvimos que colocar luces en la cancha y se nos ocurre la loca idea de invitar a Diego».

«Partimos hacia Marisol en una humilde camioneta Ford naranja. Llegamos alrededor de las 9:30 de la mañana y preguntamos por Diego y nos dijeron que dormía pero que salía a correr. Hicimos guardia en la playa, asado de por medio, y vimos una caravana y supimos que ahí iba y ya nuestros corazones no eran los mismos. Hicimos 4 km hacia el lugar donde estaba Diego. A través de nuestro amigo Pablo logramos que nos presentaran».

«No sabíamos como arrancar a hablar, hasta que logramos decirle que veníamos de un pueblito chiquito y que éramos jugadores de un club humilde. Venimos a invitarte a jugar un partido para inaugurar el sistema de iluminación de nuestra cancha. No parecía fácil al principio pero se paró y dio su palabra que iba a ir. En aquel momento ni siquiera nos sacamos una foto y Diego no dice que el que se quiere sacar una foto es él».

«La inauguración de la iluminación era el 25 de febrero. Diego dijo que tenía que volver a Buenos Aires y que estaría de regreso el 15 de febrero. Cuando volvimos al pueblo tuvimos la idea de ponerle su nombre a la cancha. El día del partido vino toda la familia de Maradona incluyendo a sus padres. Fue el primer estadio que se le puso el nombre «DIEGO ARMANDO MARADONA» y fue el 25 de febrero de 1992.

(RP)

Si querés seguir informado podés seguirnos en las cuentas en nuestras redes sociales en Facebook y Twitter o suscribirte en Google News.