“CHARLY GARCÍA SIEMPRE NOS DIÓ GUIÑOS PARA SER MÁS LIBRES”

Información General

parte 1: 

En diálogo con Narraciones Extraordinarias, Soto contó “tenía 11 años cuando lo conocí, flashé. Fue en la época de Yendo de la cama al living y al presenciar un recital en Ferro, la voz sonaba en el estadio y me emocionaba, lloraba, mi tía me abrazaba”. Seguido recordó “cuando pasaron ese concierto por tele en un programa de Badía, censuraron la parte en que aparecía Mercedes Sosa. Mi Mamá no quería que tuviera ese tipo de referencias”.

Parte:2

Con más de 20 carpetas que contienen recortes, fotos y entrevistas “incunables” del músico entre la década del 70 y la del 90, Soto fue conformando un material de archivo que le sería de gran aporte para desarrollar su producción editorial respecto al genio de bigote bicolor. 

Respecto a su influencia sobre la comunidad de las diversidades sexuales, dijo “en esa época era referencia para mucha gente, pero para una parte importante de la comunidad LGTB. Le preguntaban por su forma de ser atípica si era homosexual, y él preguntaba ‘¿qué hay de malo en ser gay?’. Charly no es gay ni nunca lo fue, pero siempre tenía guiños para que pudiéramos ser más libres”, y puso como ejemplo la tapa del disco de Sui Generis Confesiones de Invierno (1973) que lleva en su tapa una foto de Charly García y Nito Mestre caminando en un campo tomados de la mano.

Sobre cómo transitó su experiencia de vida durante la infancia siendo gay, contó “era un bajón, dos pulsiones que se chocaban, una que afloraba”. Por otro lado, su madre lo envió a una psicoanalista con el objetivo de desarrollar su heterosexualidad. “No estuvo bueno, fue medio tortuoso”, manifestó.

(RP)

Si querés seguir informado podés seguirnos en las cuentas en nuestras redes sociales en Facebook y Twitter o suscribirte en Google News.