LOS RIVALES DE ARGENTINA: POLONIA

Información General

Argentina vs. Polonia o Messi vs. Lewandowski. Partido decisivo para avanzar a octavos de final o volverse a casa. El astro argentino ya marcó dos goles, y el polaco uno, en lo que fue su bautismo en Copas del Mundo.

Los duelos contra Polonia tienen historia mundialista, como tienen historia sus dos estrellas. No por cantidad de partidos, ya que sólo fueron dos, pero sí por los condimentos que hubo en esos choques.

El primer cotejo fue en el marco del Mundial Alemania Occidental 1974, con un resultado que favoreció a los europeos por 3 a 2, que venían de obtener la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Munich ’72.

Ramón Heredia y Carlos Babington anotaron los goles del seleccionado dirigido por el trinomio Vladislao Cap, José Varacka y Víctor Rodríguez, ante un equipo que fue la revelación de aquel mundial al obtener el tercer puesto.

Para Argentina, ese torneo estuvo manchado por la sospecha, luego confirmada por algunos protagonistas, de una incentivación a los jugadores polacos para que, pese a estar clasificados, le ganaran a Italia y con ello ayudar al conjunto nacional a clasificarse.

La versión hablaba de una «sospechosa valija» con el dinero que habían juntado los futbolistas argentinos para repartir entre los polacos, para que “vayan al frente” y vencieran a Italia.

Se cuenta que Héctor “El Nene” Rial, hombre de confianza del cuerpo técnico nacional, fue el encargado de que la valija llegara a destino, cuyo contacto era el jugador polaco Robert Gadocha.

El hoy periodista deportivo Enrique «Quique» Wolff, integrante de aquel equipo, en su libro «Simplemente fútbol» reconoció la incentivación.

«Juntamos 25 mil dólares y se los ofrecimos. Así como lo digo: los incentivamos poniendo dinero de nuestros bolsillos y con el agravante de que si nosotros no ganábamos por tres goles de diferencia y ellos cumplían, teníamos que poner la platita y, además, volvernos a casa», admitió Wolff en su libro.

En cambio, otro futbolista de aquel plantel, el ex defensor Roberto Perfumo, negó rotundamente en su momento la versión de la incentivación. Y el ex arquero Daniel Carnevali sostuvo que “yo no participé de eso. Se hacían cosas que unos se enteraban y otros, no. Son rumores. Está en cada uno participar o no”.

Cabe señalar que los polacos, como todos los deportistas de los países de Europa Oriental bajo la tutela de la entonces Unión Soviética, eran amateurs.

Lo concreto es que Argentina goleó a Haití 4-1 y Polonia hizo su parte ganándole a Italia 2-1. Clasificado el equipo nacional.

Claro que después llegaron las derrotas ante Holanda (4-0 con baile incluido) y Brasil (2-1), y afuera del mundial.

Cuatro años pasaron para la revancha oficial, y Argentina 1978 fue escenario de un triunfo clave del equipo dirigido por César Luis Menotti, que terminó siendo campeón del mundo.

En la instancia de la segunda fase de grupos, el 14 de junio en Rosario, Mario Alberto Kempes hizo estallar por duplicado las tribunas colmadas del Gigante de Arroyito.

El “Matador” gritó el 1-0 a los 16 minutos del primer tiempo, y promediando el primer tiempo tuvo su momento de protagonismo máximo, en lo que fue la otra mano de Dios.

Tras una mala salida del arquero Ubaldo Matildo Fillol, Gregorsz Lato cabeceó al gol pero Kempes ensayó una palomita y rechazó la pelota con un manotazo: penal para Polonia.

En estos tiempos la acción le hubiera costado la expulsión a Kempes y suspensión por una fecha, pero en ese entonces solamente se castigaba aquella infracción con el penal, no había último recurso.

Finalmente, el “Pato” Fillol le atajó el penal de Kazimierz Deyna, Kempes pudo seguir jugando y marcó el segundo gol para el triunfo argentino.

Ese choque con Polonia fue el click de un equipo que terminó logrando la primera estrella para la AFA.

Triunfo en un partido simbólico

Entre los dos mundiales en los que se vieron las caras, Argentina y Polonia disputaron un amistoso el 24 de marzo de 1976, apenas horas después que las Fuerzas Armadas produjeran el golpe de estado que dio comienzo a la dictadura más sangrienta que padeció el país.

Mientras en la Argentina comenzaba una de las noches más oscuras de su historia, la Selección nacional salió a la cancha y se impuso 2-1, con goles de René Houseman y Héctor Horacio Scotta.

“El recuerdo más fuerte que tengo de esa gira es la tristeza que teníamos todos los jugadores por lo que estaba sucediendo en el país. Creo que nos enteramos del golpe después del partido. La noticia empeoró el ánimo del vestuario y de todos”, confesó Houseman.

“Todos estábamos muy preocupados. Nos habíamos ido del país con un gobierno democrático y cuando regresamos al país era todo diferente. Teníamos mucho miedo a todo, una guerra civil, por ejemplo”, contó Scotta.

Ese trágico día, la televisión argentina sólo emitió los comunicados de la junta que había derrocado al gobierno de María Estela Martínez de Perón y ese partido, que se jugó en Chorzow, a 13 mil kilómetros de Buenos Aires.

Lo televisó Canal 7 con el relato de Fernando Niembro, el mismo periodista que en 1990, como vocero de Carlos Menem, anunciara los indultos a los militares genocidas.

El relator José María Muñoz, enviado de Radio Rivadavia, fue el primero en tener conocimiento del golpe y se lo informó al presidente de la delegación y Secretario General de la AFA, Pedro Orgambide.

“Por suerte no hay que lamentar desgracias personales o derramamiento de sangre”, comentó sin ruborizarse Muñoz, quien se convertiría en un promotor de la dictadura que dos años más tarde organizaría el Mundial ‘78.

(RP)

Si querés seguir informado podés seguirnos en las cuentas en nuestras redes sociales en Facebook y Twitter o suscribirte en Google News.