IRINA OSLOVSKY: “PARA MÍ LOS HÉROES NO SON BATMAN Y ROBIN SINO MI PAPÁ Y LOS EX COMBATIENTES DE MALVINAS”

Información General

El 14 de junio es una fecha especial porque marcó la finalización del conflicto bélico por Malvinas. El club Estudiantes homenajeó a más de 80 ex combatientes con la entrega de carnets especiales de Socios Honorarios. A esta celebración se sumó la Agrupación recientemente constituida “Estudiantes de Malvinas”.

La hija de un ex combatiente Irina Oslovsky habló en el Deportivo 1270.

“Puedo decir con honor y mucho orgullo que soy hija de un ex combatiente de Malvinas. Es una historia muy fuerte en la cual estoy súper orgullosa de quién es mi papá. Estudiantes tiene un total de 150 Socios Honorarios ex combatientes, de los cuales muchos decidieron ser socios activos y seguir pagando su cuota y luego están los demás que el club les da ese reconocimiento”.

“Trabajando con un par de esos socios decidimos hacer una agrupación y que el carnet tenga el reconocimiento como Héroes de Malvinas como lo llevan en el documento de identidad”.

La relación de los ex combatientes y el club de sus amores en plena guerra.

“Tengo que agradecer al presidente del club Martín Gorostegui, Marcelo De Luca y también a Gabriel Pregal quien nos dio una mano gigantesca, que siempre trató la causa Malvinas con muchísimo respeto. Cuando fuimos al club con la propuesta de poder “Malvinizar” juntos nunca tuvimos ningún impedimento”.

“Los ex combatientes fueron al homenaje con sus banderas y contaban como Estudiantes también los salvó, así como pasó con tantos otros clubes. Los “chicos” no tenían noticias de lo que estaba pasando y escuchaban algún partido de fútbol que los llevaba a trasladarse a otro momento y olvidarse por un instante lo que estaban viviendo”.

“Juan Colombo dijo que Estudiantes le salvó la vida porque cuando volvieron el club los alojó y pudieron salir adelante. Hubo muchos que pasaron por intentos de suicidio y otros se suicidaron y por eso lo importante de brindar contención”.

Irina manifiesta su sentir por su padre Gustavo Luis Ostovsky y los ex combatientes de Malvinas.

“Calculá que con 18 años eran adolescentes, les arrebataron su juventud y los obligaron a crecer de golpe. Se fueron siendo niños y volvieron como hombres”.

“De chica recuerdo que mi papá me dijo que ni se me ocurra decir que soy hija de un ex combatiente por el hecho que la sociedad los miraba como si fueran “los loquitos de la guerra” que no quedaron bien. El miedo que él tenía era que sufriera discriminación. Hoy estoy super orgullosa de ser la hija de un ex combatiente y de llevar las Malvinas tatuadas en mi piel y lo hago con mucho amor y respeto”

(RP)

Si querés seguir informado podés seguirnos en las cuentas en nuestras redes sociales en Facebook y Twitter o suscribirte en Google News.