hepatitis aguda

Hepatitis infantil aguda: los síntomas, lo que se sabe hasta ahora del brote

Información General

En Argentina se había detectado un caso en Rosario. Ayer tuvimos la confirmación de un caso de hepatitis en un niño de 4 años en Neuquén.

Un mes después de la alerta internacional por una concentración de hepatitis infantil aguda en Gran Bretaña con un origen desconocido, Argentina informó de un caso en Santa Fe.

Los síntomas de la hepatitis infantil aguda son:

-Fiebre.
-Fatiga.
-Pérdida de apetito.
-Náuseas.
-Vómitos.
-Dolor abdominal.
-Orina oscura.
-Heces de color claro.
-Dolor en las articulaciones.
-Ictericia (piel amarillenta).

La Organización Mundial de la Salud informó que 17 de los niños afectados (un 10%) necesitaron un trasplante de hígado para tratarla.

Según la organización hasta el 21 de abril se notificaron casos en 11 países de Europa y uno de América: Reino Unido (114), España (13), Israel (12), Estados Unidos (9), Dinamarca (6), Irlanda (5), Países Bajos (4), Italia (4), Noruega (2), Francia (2), Rumanía (1) y Bélgica (1).

“Los casos tienen entre 1 mes y 16 años. 17 niños (aproximadamente el 10%) han requerido trasplante hepático y se ha informado al menos una muerte”, informó la institución.

En Estados Unidos, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) destacaron que “los adenovirus se propagan de persona a persona y causan, con mayor frecuencia, enfermedades respiratorias”. La principal hipótesis es que un adenovirus sea la causa del contagio. Pero a pesar de eso, aclararon que “también pueden causar otras enfermedades como la gastroenteritis (inflamación del estómago o los intestinos), la conjuntivitis (ojo rosado) y la cistitis (infección de la vejiga)”. Pero los estudios se centran en el adenovirus tipo 41, detectado en estos casos nuevos de hepatitis, y explicaron que genera “diarrea, vómitos y fiebre, a menudo acompañados de síntomas respiratorios”.

En España desde hace dos semanas se analizan 22 casos y han confirmado 8. Sin embargo, los hepatólogos españoles -por ejemplo- piden más tiempo para sacar conclusiones. “De momento no hay más casos que otros años pero es prematuro, han pasado pocos días desde el inicio de la alerta”, analiza Juan Turnes, jefe de servicio de aparato digestivo del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra y ex secretario de la Sociedad Española para el Estudio del Hígado.

Marina Berenguer, del hospital La Fe de Valencia, explica que “siempre hay casos de hepatitis aguda de causa no identificada, hígados sanos a los que de repente se les empiezan a morir las células”, en cuyo origen puede haber muchas causas.

Entra dentro de lo previsible que afloren más casos, según las expertas consultadas, porque la alerta lanzada por la Organización Mundial de la Salud y el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades insta a la búsqueda activa de casos nuevos, pero también retrospectiva, desde enero de 2022.

Actualización:
Los últimos datos de la OMS elevan a 169 los pacientes detectados en el mundo, entre ellos un muerto. Están distribuidos por 11 países, con una concentración muy clara en el Reino Unido (Gran Bretaña), donde se han reportado 114. España sería el segundo país con más incidencia, seguido de Israel (12 casos), Estados Unidos (9), Dinamarca (6), Irlanda (5); Holanda e Italia (4); Noruega, Francia y Rumanía (2) y Bélgica (1). De todos ellos, 17 han necesitado un trasplante de hígado por la gravedad del cuadro clínico.

El punto clave en las semanas que vienen es demostrar la correlación mediante un análisis exhaustivo de cada caso que ya están realizando los países. “Normalmente con una serie de pruebas se identifica el origen del 90% de las hepatitis pero en estos pacientes no es así, así que hay que hacer análisis mucho más detallados”, señala Berenguer. Si en las biopsias se identifica adenovirus, por ejemplo, la relación no dejaría lugar a dudas, según las expertas consultadas. A los hepatólogos les extraña también la dispersión de pacientes, es decir, que no haya lo que llaman “clústeres”.

5 de abril, el origen

El Reino Unido informó el 5 de abril de que hospitales escoceses habían detectado una decena de casos de “hepatitis infantil aguda grave de origen desconocido” en niños de entre 11 meses y cinco años de edad. La cifra superaba lo esperable en todo un año. En cuestión de días, los pacientes identificados eran de 74.

Ese gran crecimiento en poco tiempo motivó la alerta de la OMS y del ECDC. Tras ella, los países comenzaron una búsqueda activa de casos, también de manera retrospectiva desde enero y se les instó a notificar aquellos que no encajaran con los virus conocidos (de la A a la E) u otras causas identificadas, como enfermedades autoinmunes o intoxicaciones.