controles covid coronavirus

Fuertes controles, largas filas en accesos y calles semivacías en primer día de aislamiento estricto

Covid-19

El primer día de la nueva fase de aislamiento obligatorio con mayores restricciones por el aumento de casos de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) estuvo marcado por los fuertes controles en las terminales y centros de transbordo, largas filas de autos y demoras en los principales accesos a la Capital Federal, mientras se registró una caída de 50% en los permisos de circulación.

La congestión de vehículos en las primeras horas de la mañana en el Puente Pueyrredón, Puente La Noria, Panamericana y General Paz y en Acceso Oeste, donde se instalaron puestos de control para solicitar los nuevos permisos de circulación, contrastaba con lo que ocurría en las calles porteñas, que estuvieron semidesiertas.

A partir de la medianoche de este miércoles comenzaron a regir los nuevos Certificado Únicos Habilitantes de Circulación (CUHC) para trabajadores esenciales en la nueva etapa de aislamiento que concluirá el próximo 17 de julio.

Al respecto, la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm, informó a Télam que “en total, hay un 50% menos de permisos de circulación en el AMBA con respecto a los que teníamos la semana pasada”.

La funcionaria detalló que los permisos renovados en el Área Metropolitana son 2.235.083 que corresponden a trabajadores esenciales y otros 31.407 permisos especiales que tienen una validez de 24 horas.

La circulación en el Puente Pueyrredón, uno de los puntos donde se registró una importante congestión, se dividía en cuatro filas, de las cuales una era exclusiva para camiones y colectivos, otra para motoclistas y las dos restantes para vehículos particulares.

Allí, personal de Prefectura Naval Argentina (PNA) que revisaba los permisos informó a Télam que no habían labrado ninguna notificación por irregularidades en las primeras horas de control.

En tanto, en Puente La Noria, Acceso Oeste y en la autopista Panamericana el panorama era similar, con varios kilómetros de filas debido a los estrictos controles a cargo de la Policía Federal Argentina (PFA) y de Gendarmería Nacional (GNA) para el ingreso a la jurisdicción porteña.

Leé también La ocupación de camas hospitalarias asciende al 53,6% en el Área Metropolitana de Buenos Aires

El Ministerio de Seguridad informó que son 1.200 los efectivos que están coordinando puentes, accesos y los peajes alrededor de la ciudad de Buenos Aires y 2.500 en el control de las 241 estaciones de tren del AMBA.

Una recorrida de Télam por la Ciudad verificó que las calles estaban semivacías esta mañana y los colectivos circulaban con los pasajeros sentados, además de observar el refuerzo de personal de seguridad.

Las principales avenidas de acceso al centro porteño mostraban un panorama similar al del resto de las arterias en la primera jornada de endurecimiento del aislamiento, que incluyó el cierre de comercios y la restricción para las salidas deportivas al aire libre.

Por otra parte, en la estación de trenes de Constitución, uno de los puntos de ingreso de muchos trabajadores a la Ciudad, se instalaron temprano cuatro puestos de control, con cuatro efectivos cada uno, para verificar los permisos de circulación de las personas que bajaban del ferrocarril Roca, a quienes también se les tomaba la temperatura.

Fuentes policiales indicaron a Télam que hasta poco después de las 8.30 y durante una hora se habían labrado diez actas en el centro de transbordo de Constitución y otras diez en la entrada de la línea C de subte a pasajeros que no cumplían los requisitos para circular, cuando en las jornadas anteriores el promedio era de 5 notificaciones diarias.

En tanto, las personas que querían tomar el subte en la estación Constitución permanecían en la plaza hasta la llegada de la formación al andén, momento en que el personal de seguridad les permitía el descenso para abordarla.

“Pude tramitar rápidamente mi permiso. Yo trabajo como enfermera y viajo todos los días desde Wilde en la línea Roca”, contó a Télam Mabel, mientras le mostraba su certificado en el celular a un efectivo de la PFA.

Santiago aseguró que “viajó menos gente que en los últimos días” y destacó lo correcto de las medidas de restricción: “Me parece bien lo que se ordenó porque en las últimas semanas había mucha gente en las calles y era peligroso porque era un foco grande para contagiarse”.

Leé también Prevén que la actividad de la construcción se reactivará en no más de un año

El Gobierno porteño informó que durante esta mañana unos 37.000 vehículos circularon por las autopistas de la Ciudad, lo que representó 17% menos que ayer y 31% por debajo de la semana pasada.

Además, los sensores de la secretaría de Transporte indicaron que circularon 41.000 vehículos por las principales avenidas, un 10% menos que el martes y 15% por debajo de la semana anterior.

La nueva fase de aislamiento hasta el 17 de julio se decidió por el “aumento acelerado de casos (de Covid-19) de 136,4%” en los últimos 20 días, el incremento “del 95,6% de personas fallecidas” y de “74% en la cantidad de personas internadas en unidades de terapia intensiva por coronavirus”, de acuerdo al DNU que endureció la cuarentena en AMBA, Chaco, el departamento rionegrino de General Roca y el aglomerado urbano de Neuquén. (TELAM)