DEL GRITO DE KEMPES AL DÍA QUE CHIQUITO ROMERO SE CONVIRTIÓ EN HÉROE

Información General

Es un duelo entre dos viejos conocidos. No es un clásico (para eso está Brasil, claro), pero hay una historia de enfrentamientos en mundiales. El de este viernes, por los cuartos de final de Qatar 2022, será el sexto choque entre Argentina y Países Bajos, que históricamente ha sido conocida como Holanda.

Desde el 1º de enero de 2020 se dejó de utilizar el nombre de Holanda y se transformó oficialmente en Países Bajos, para denominar al conjunto que forman las doce provincias del país.

Países Bajos es la traducción al español de Nederland, que viene del término en neerlandés “Neder-landen”, que significa “tierras bajas”. Se denomina así por la ubicación orográfica de su territorio, el cual se encuentra parcialmente debajo del nivel medio del mar.

“Holanda” geográficamente nunca se refirió a todo el país, sino a las provincias sureñas, las fronterizas con Bélgica y las costeras.

El país está dividido geográficamente en 12 provincias. Dos de ellas, Holanda Meridional y Holanda Septentrional, son las que albergan las mayores ciudades: Amsterdam, Rotterdam y La Haya, el núcleo económico y político del país.

Las otras diez provincias no son “holandesas”, como por ejemplo Utrecht, sede de una prestigiosa universidad.

Esto es, hay neerlandeses que son holandeses, pero los habitantes de alguna de las otras 10 provincias no son holandeses. Tampoco lo son los habitantes de sus territorios del Caribe (Aruba, Curazao y Sint Maarten).

Desde hace casi 10 años la monarquía constitucional de Países bajos tiene una reina argentina, Máxima Zorreguieta, hija de un ex funcionario de la dictadura militar, a quien por ese motivo le prohibieron ir a la boda de su hija con el príncipe Guillermo Alejandro (en 2002).

“Lamento la dictadura, las desapariciones, las muertes. Todos sabemos los males que causó el régimen militar y como argentina tengo mucha tristeza por ello”, afirmó Máxima en su momento, ante los cuestionamientos en su país por adopción.

Otra conexión con Argentina: en Tres Arroyos, al sudeste de la provincia de Buenos aires, vive la comunidad de inmigrantes de Países Bajos más grande de la Argentina.

Los primeros colonos llegaron en 1889 y durante el siglo XX hubo dos corrientes inmigratorias, en 1924 y 1955. Existe un colegio neerlandés fundado en 1813, una cooperativa agrícola también de esa comunidad que data de los años 30 y hasta una iglesia.

En el primer choque, la Naranja mecánica

El historial en mundiales comenzó en Alemania Occidental 1974, en el primer partido de la segunda ronda. Fue una tarde lluviosa en Gelsenkirchen, donde Holanda le dio un baile infernal a la Argentina.

“La Naranja Mecánica”, apodo que recibió aquel fantástico equipo, goleó 4 a 0, liderada por un fenomenal Johan Cruyff, quien marcó por duplicado, además de Ruud Krol y Johnny Rep.

«Estábamos perdiendo 2 a 0 y en un momento del partido, hay un saque de arco. Entonces veo que Carnevali (arquero) va caminando, tranquilo para sacar. Le digo, ‘Dale, Daniel. Apurate y sacá’. Y él me responde: ‘¿Para qué querés que me apure si perdemos la pelota enseguida y nos van a seguir haciendo goles?’, recordó en su momento el capitán, Roberto Perfumo, testigo de semejante paliza.

Por su parte, otro de los que jugó ese partido, el ahora periodista deportivo Enrique “Quique” Wolff, reconoció que «jamás sentí tanta impotencia dentro de una cancha. Nos pasaron por arriba».

Ese equipo neerlandés del fútbol total, dirigido por Rinus Michel, quedó en la historia pese a terminar subcampeón del mundo detrás de la Alemania de Franz Beckenbauer y Gerd Müller.

La final del ‘78, marcada por la dictadura

En el Mundial jugado en nuestro país en 1978 se produjo el segundo choque entre Argentina y Países bajos, y significó la revancha de la humillación sufrida cuatro años antes. Y fue en la definición del título.

En una tarde fresca y nublada, igualaron 1 a 1 en tiempo reglamentario, con goles de Mario Kempes y Dick Nanninga a 8 minutos del final. En tiempo suplementario, con otro gol del “Matador” y uno de Daniel Bertoni, Argentina se impuso 3 a 1 ante un estadio Monumental que estalló de alegría.

Argentina gritaba así campeón por primera vez, conducida por César Luis Menotti.

Al mundial ‘78 Holanda vino sin Cruyff. Hubo muchas versiones sobre su ausencia. Algunos afirmaron que Johan quería encabezar un boicot contra la dictadura militar argentina que había organizado la Copa del Mundo. Otros apuntaron a un desacuerdo con la federación neerlandesa de fútbol respecto a los premios.

El futbolista lo único que dijo fue que no participó por haber sufrido ese año, junto a su familia, un intento de secuestro en Barcelona. A partir de eso, agregó, tuvo que moverse durante mucho tiempo con custodia especial. Y no quería dejar sola a su familia durante un mes.

Sin embargo, un argentino que era compañero del neerlandés en el Barcelona, Juan Carlos “Milonguita” Heredia, reveló que Cruyff le confesó en aquel momento: “No voy a ir a Argentina. Donde haya guerra y militares, yo no juego”.

Otro neerlandés menos conocido es Jan van der Putten, el periodista que realizó la emblemática entrevista a las Madres de Plaza de Mayo el mismo día del inicio del Mundial 1978.

En la ronda de los jueves, Marta Moreira de Alconada y otras Madres pudieron denunciar las desapariciones de sus hijos.

«Solamente queremos saber dónde están nuestros hijos, vivos o muertos (…) Les podemos asegurar que miles de hogares están sufriendo mucho dolor, mucha angustia, mucha desesperación, dolor y tristeza porque no nos dicen dónde están nuestros hijos», gritó en esa entrevista Marta, quien falleció el 14 de junio de 2007 sin encontrar a su hijo Domingo, que sigue desaparecido.

Por su parte, Wim Rijsbergen, fue el futbolista neerlandés que visitó a las Madres de Plaza de Mayo en pleno Mundial.

«Sabía que en la Argentina había muchas personas desaparecidas. Llegué en bicicleta porque tenía una lesión y necesitaba hacer los ejercicios para mi tobillo con Wim Suurbier, quien también tenía una lesión. Vimos a las Madres con fotos de sus hijos y sus familias. Fue muy conmocionante», reconstruyó Rijsbergen años después.

Cabe destacar que los neerlandeses decidieron no participar de la cena de gala posterior a la final en el Hotel Plaza y mucho menos saludar a los dictadores Jorge Videla, Emilio Massera y Ramón Agosti. En su país fueron recibidos como héroes por la Reina Juliana, el príncipe Bernardo y diez mil hinchas. A Krol, como capitán, lo condecoraron con la Orden de Orange.

Del cabezazo del “Burrito” al golazo de Bergkamp

El tercer duelo en mundiales, 20 años después, resultó una derrota dolorosa para la Argentina por cómo se definió el encuentro. Fue en Francia 1998 (en Marsella) por los cuartos de final, como ahora.

El equipo dirigido por Daniel Passarella venía de eliminar por penales a Inglaterra y generaba muchas expectativas. Holanda abrió el marcador por intermedio de Patrick Kluivert y empató el «Piojo» Claudio López para la selección nacional.

Los de naranja se quedaron con uno menos por expulsión de Arthur Numan pero, faltando tres minutos, también vio la roja el “Burrito” Ariel Ortega por tirarle un cabezazo al arquero rival, Edwin van der Sar, después de una acción en la que reclamó penal.

Tras cartón y a poco del final, Roberto Ayala (hoy ayudante de campo de Lionel Scaloni) no llegó a un cruce y Dennis Bergkamp bajó una pelota con calidad y definió mucho mejor. Derrota 2 a 1 y eliminado el equipo argentino.

Mucho tiempo después, el neerlandés Van der Sar reveló qué le dijo al “Burrito” para provocarlo: “Le dije que tenía una linda madre, digamos”. Y reveló que no se siente orgulloso de aquella jugada. “Ni entonces ni ahora”, sostuvo.

Por su parte, Ortega recordó que “fue algo tristísimo para mi vida, mi carrera. No lo pude superar, perdimos por mi culpa… fueron 5 minutos como una tragedia”, se lamentó el Burrito.

El duelo menos recordado

El cuarto choque en mundiales resultó el menos determinante y terminó 0 a 0. En Alemania 2006, protagonizaron el tercer encuentro de la fase de grupos, donde los dos ya estaban clasificados y los dos pusieron mayoría de suplentes.

Ningún equipo quiso arriesgar demasiado y gracias a la diferencia de goles, la albiceleste se clasificó como primera en el grupo.

Luego de eliminar a México, la Argentina conducida por José Néstor Pekerman perdió en cuartos de final por penales ante el local, Alemania, tras igualar 1 a 1.

Fue el primer mundial de Lionel Messi, y todavía se cuestiona a Pekerman, quien lo dejó en el banco de suplentes en el decisivo partido con los alemanes. Y fue el único mundial para el Lionel Scaloni futbolista.

“Chiquito” Romero, el héroe de Sao Paulo

En Brasil 2014, Argentina y Países bajos protagonizaron una semifinal durísima, muy cerrada, y tampoco hubo goles tras 120 minutos.

«Hoy te convertís en héroe», le dijo Javier Mascherano a Sergio Romero antes de la tanda de penales. Y “Chiquito” fue héroe: atajó dos penales, Argentina ganó 4 a 2 y se clasificó a la final.

Pero en el Maracaná, el equipo de Alejandro Sabella terminó perdiendo 1 a 0 ante Alemania en tiempo suplementario, con el gol de Mario Götze.

En ese mundial (como ahora en Qatar), el técnico neerlandés fue Louis Van Gaal, en tanto que Memphis Depay y Daley Blind son los únicos futbolistas sobrevivientes de aquel torneo.

Este viernes en Qatar, después de 8 años, Argentina y Países bajos estarán otra vez frente a frente, en cuartos de final, en un partido a todo o nada. Como la última vez que se vieron las caras.-

(RP)

Si querés seguir informado podés seguirnos en las cuentas en nuestras redes sociales en Facebook y Twitter o suscribirte en Google News.